Palabras imprudentes

octubre 8, 2015
El amor va primero

octubre 10, 2015
Mostrar todo

La armonía de nuestra vida


Leer: Job 29:1-6; 30:1-9
 | La Biblia en un año: Isaías 32–33
Colosenses 1

… mi fortaleza y mi canción es el Señor… (Isaías 12:2).

La música afecta a las personas de manera diferente. El compositor la oye en el seno de su imaginación. La audiencia la escucha con sus sentidos y emociones. Los miembros de la orquesta oyen más claramente el sonido de los instrumentos que tienen más cerca.

En un sentido, nosotros integramos la orquesta de Dios. A menudo, solamente escuchamos la música que está más cerca. Como no captamos la armonía general, somos como Job, quien clamó en su sufrimiento: «Y ahora yo soy objeto de su burla, y les sirvo de refrán» (Job 30:9).

El patriarca rememoraba el respeto que le tenían los príncipes y los oficiales. De su vida, decía: «Cuando lavaba yo mis pasos con leche, y la piedra me derramaba ríos de aceite» (29:6). Pero, ahora, era objeto de burla, y se lamentaba: «Se ha cambiado mi arpa en luto» (30:31). Sin embargo, le faltaban muchísimos instrumentos a esa sinfonía, y Job no podía escuchar la armonía completa.

Quizá, hoy solamente oigas las notas melancólicas de tu violín. Pero no te desanimes. Cada detalle de tu vida está incluido en la partitura divina. O tal vez escuches una flauta vibrante. Entonces, alaba al Señor por ella y comparte tu gozo.

Estamos interpretando la obra maestra de la redención, y Dios es el compositor de nuestra vida.

Señor, tu música es perfecta. Confío en ti.

Confiar en la bondad de Dios pone una canción en el corazón.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *